domingo, 24 de marzo de 2013

Oxidación y corrosión: FAQ

¿A qué nos referimos cuando hablamos de la pátina de una moneda?
La pátina de una moneda es la capa de óxido o sulfuro que se forma espontáneamente en la superficie de la misma.

¿Debo limpiar siempre mis monedas que tengan alguna pátina?
No necesariamente. De hecho, a mi juicio, el criterio prevalente siempre debería ser el de no limpiar la moneda, salvo que la suciedad que se aprecie sea muy evidente y fácilmente desprendible. La pátina es signo de envejecimiento y una cualidad más de las monedas que las ennoblece y embellece.

La plata tiende a ennegrecerse con el paso del tiempo, ¿por qué?
La plata expuesta al aire atmosférico reacciona con el sulfuro de hidrógeno (H2S) presente en la atmósfera como consecuencia de la combustión del carbón y los derivados del petróleo, para dar como producto sulfuro de plata que es la pátina negra que se deposita sobre la plata.

¿Cómo puedo distinguir si la afectación de mi moneda es oxidación protectora o corrosión?
Te recomiendo que eches un vistazo a este artículo en el que trato este tema más detalladamente.

Si quisiera eliminar la suciedad que tiene mi moneda, aunque no tenga claro aún qué es, ¿por dónde puedo empezar?
Yo te recomendaría que aunque no tengas claro qué puede sucederle a la moneda, que le hagas una limpieza básica. Ésta no eliminará una posible pátina que tenga (necesitaría una intervención más a fondo) pero servirá para eliminar la suciedad superficial y tener un acceso directo a la pátina de la pieza.

El acero inoxidable, ¿por qué es inoxidable?
El acero inoxidable es una aleación de variada composición que consiste básicamente de acero (hierro combinado con carbono) más otros metales como el cromo o el níquel en distintas proporciones. El acero se convierte en inoxidable porque el cromo, al oxidarse, crea una capa protectora que es del mismo color que el propio metal, por lo que no se ve.

Si guardo mis monedas en albumes de PVC, ¿desarrollarán irremediablemente corrosión?
No necesariamente, pues para el desarrollo de la corrosión es necesario un medio húmedo. Esto no quiere decir que sea completamente seguro, sino que un índice de humedad bajo retrasará o dificultará el desarrollo de corrosión. Si las condiciones de humedad cambiaran, la corrosión podría producirse.
Además, el factor de corrosividad del PVC está ligado a que su composición sea del tipo "PVC flexible" por los plastificantes que le añaden. Si el PVC del album no es de este tipo, el riesgo de corrosión es bajo.

¿Por qué si tengo dos monedas expuestas a las mismas condiciones, una ha desarrollado corrosión y la otra no?
Una puede tener unas condiciones de pH que dificulten o favorezcan el desarrollo más rápido de corrosión (por haber circulado o haber estado expuestas a sustancias que modifiquen el pH de la superficie de la moneda). Además, siempre se producen pequeños cambios entre las condiciones de dos monedas, aunque estén colocadas muy próximamente.

¿Tengo algún truco rápido para reconocer si el plástico que tengo en mis álbumes es PVC?
Un truco rápido y fácil que te permite saber si un objeto es del PVC usado para álbumes y papelería es el de olerlo. Su olor es característico, pues huele "a plástico". De algún modo recuerda al olor de coche nuevo, pues este típico olor se debe a los plastificantes usados en su fabricación. Los otros plásticos inertes usados en estas aplicaciones, no huelen nada.

El óxido, ¿tiene alguna solución?
El óxido se desarrolla por exposición a algún agente oxidante, principalmente al oxígeno atmosférico, por lo que es un proceso natural y no destructivo (salvo en las oxidación del hierro que, en determinadas condiciones, sí es destructivo). Dado que las pátinas que se desarrollan sobre nuestras monedas son protectoras, desde el punto de vista de la conservación de la moneda a largo plazo, no es necesario adoptar ninguna solución para evitar el óxido, pues protegerá a la moneda.

¿Puedo utilizar para limpiar la plata alguno de los productos comerciales que venden para la limpieza de artículos del hogar de este metal?
El uso de los productos habituales de limpieza para la plata no es recomendable para nuestras monedas pues su aplicación implica un efecto abrasivo sobre las monedas que origina rayaduras y desgaste superficial. Eliminar la pátina protectora hace que quede nueva plata expuesta a la oxidación ambiental y, por tanto, volverá a ennegrecerse.

Tengo una moneda de oro que tiene unas picaduras que parece que son corrosión. ¿Cómo es esto posible si el oro es un metal muy inerte?
En primer lugar, si exponemos el oro directamente al cloro reacciona con él formando cloruro de oro que es un compuesto corrosivo.
En segundo lugar, no podemos olvidar que en las monedas de oro lo normal será que la proporción de este metal noble sea del 90% como máximo, quedando un 10% para otro metal como el cobre o la plata. Este otro metal puede sufrir la corrosión y manifestarse en forma de picaduras en nuestra pieza numismática.

¿Qué debo hacer para evitar que mis monedas sufran corrosión?
- reducir la humedad relativa ambiental.
- controlar las posibles emanaciones de sustancias corrosivas que pueda haber.
- controlar la exposición al cloro. Evitar el uso del PVC flexible. Recuerda que el problema principal del PVC son los plastificantes que se le añaden para flexibilizarlo, por lo que puede haber algún contenedor de PVC más rígido (con menos o ningún plastificante) que no sea el PVC peligroso.
- no tocar las monedas con las manos sin protección (guantes de algodón) o hacerlo por el canto.
- revisarlas con una cierta frecuencia (al menos, una vez al año).

En una moneda que sufre de corrosión, ¿por qué me recomiendan que la caliente en un horno? ¿sirve de algo?
En una moneda con corrosión, el ácido clorhídrico es el principal agente causante de la persistencia de la acción corrosiva. Dicho ácido tiene un punto de ebullición que varía con la concentración del mismo; a un 10% de concentración, la temperatura de ebullición es de 103ºC, mientras que a un 38% de concentración, la temperatura de ebullición es de 48ºC.
Por tanto, calentar la moneda en seco, durante unos minutos a una temperatura por encima de los 100ºC persigue la eliminación del ácido clorhídrico por evaporación y reducir la humedad relativa de la moneda y su entorno.
Para calentar la pieza podemos hacerlo mediante un horno casero a una temperatura moderada, o bien mediante un secador regulando la temperatura y la aplicación del mismo.
Siempre que esta aplicación se haga de un modo controlado, evitando temperaturas por encima de los 120ºC y exposiciones demasiado prolongadas, puede ser una primera actuación no invasiva para comprobar si detiene el proceso corrosivo o no.
Tras este proceso, será conveniente revisar muy de cerca la humedad relativa ambiental del almacenamiento de la pieza para que se reduzca todo lo posible.

Enlaces relacionados:
Oxidación y corrosión: resumen de artículos
El policloruro de vinilo o PVC
Los metales numismáticos y el magnetismo
¿Por dónde empezar a calificar una moneda?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada